lunes, 19 de enero de 2009

Una de las partes más difíciles de ser dibujante de cómics es ser tu propio editor, ya que cada línea afecta a todas las demás líneas de la página. Sin embargo, quizás empezar una página es la parte más difícil. Un truco consiste en asegurarse de que cada día dibujes algo, incluso una viñeta completa, antes de irte a la cama; ello elevará tu espíritu y te conectará con el trabajo del día siguiente. No esperes a estar con ganas de dibujar o a que te inspire la musa. Fuérzate a dibujar incluso si no te sientes con ganas ni con ánimo. Te sentirás mejor al día siguiente. El sentimiento sigue al comportamiento, no al revés, tal y como me recuerda mi terapeuta constantemente. Por último, tanto Seth como Chris Ware me lo han dicho y debo admitir que tienen toda la razón: cuando te sientes a dibujar, vístete para trabajar. Ten respeto por tu trabajo. Ponte los pantalones.

Ivan Brunetti

3 comentarios:

katakraos dijo...

Debo decir que es una verdad como un templo. Hay un refrñan que dice "las costumbres se hacen leyes", y creo que es así tanto para lo bueno como para lo malo.

OPA dijo...

No puedo estar más de acuerdo!

JoBi dijo...

Eso tengo que hacer, levantarme y dibujar (de una P* vez)