jueves, 17 de noviembre de 2011


El viaje de la vida no consiste en llegar a la tumba en un cuerpo bien conservado, sino en deslizarse por las cunetas, completamente hecho jirones, gritando "joder... ¡qué pasada!"