viernes, 6 de junio de 2014

La Sucesión según el Jueves (II)

Al contrario que una noticia de prensa, que se supone ha de ser equilibrada y basarse en hechos, un chiste editorial no hace tal afirmación. Su intención no es informar sobre los hechos de las noticias sino comentarlas y a menudo emplea el ridículo para hacerlo. Debido a su subjetividad inherente, los chistes editoriales son expresiones de opinión protegidas por la constitución estadounidense.
— Chris Lamb "Drawn to extremes: the use and abuse of editorial cartoons"