martes, 7 de julio de 2009

Un truco que voy a empezar a aplicar

¿A qué tamaño he de dibujar? La regla general es que hay que trabajar a mayor tamaño que el definitivo de reproducción, con el fin de que al reducir la imagen, ésta pierda los pequeños defectos que podamos cometer. Lo suyo es trabajar a un tamaño proporcionalmente mayor. Los estándares americanos están bien definidos. En otros casos, siempre es bueno contar con las dimensiones finales.

La sangre es vida

Éste es un Drácula muy chulo, si alguien conoce el autor que me lo diga, porfa.

En maquetación se denomina sangre al margen que es necesario dejar alrededor de una página (y que no puede traspasarse) para que la guillotina haga bien su trabajo y no mutile nuestra hermosa historieta/chiste/parida mental. Es conveniente saber las dimensiones de la página y las dimensiones de la página "a sangre", por si decides trabajar en los gutter como hacía Franquín entre otros. Ojo, éste consejo es sólo para aquellos que vayáis a trabajar —cabrones con suerte— a página completa. Si encima os pagan, se admiten donaciones de cerveza para que ésta bitácora siga actualizándose. Y si cuela, cuela.

Para los simples mortales que suerte tienen de colocar un chiste o tira —cobrando, ojo—, es bueno conocer las dimensiones finales de reproducción, y trabajar a un tamaño proporcional.

El tamaño (proporcional) sí importa

El método científico de proporciones es la regla de tres —el que no se la sepa, collejón y vuelta a primaria, ya sabía yo que dibujar monigotes en clase de mates no te iba a llevar a nada bueno. Pero como no queremos que repases la tabla de multiplicar, y esconde la calculadora, so vago, vamos con el truco número 1: la diagonal.

Deja el plano de Barcelona, so cazurro, y traza una diagonal entre las esquinas del rectángulo/cuadrado de las dimensiones finales de reproducción. Prolonga esa diagonal y te dará el tamaño proporcional que desees en el que te encuentres cómodo trabajando.

No estaría mal elegir un tamaño que encajase bien en el papel que estés usando: A2 (Moebius/Giraud), A3 (Roger), A4 (un servidor), A5 (papá pitufo).

Producción en cadena

Es muy pesado hacer eso cada vez que inicias una página, ¿verdad?. Pues si ya tienes las dimensiones definidas usa los trucos nº 2 o nº 3.

El de Akira Toriyama consiste en que una vez que dibujas las dimensiones de la zona de trabajo, colocas un taco de hojas bajo ella y con un alfiler y/o clavo, pinchas las cuatro esquinas. Ya sólo tienes que unir los puntos —sabes hacerlo, ¿verdad?— con una regla y listo.

El de Peter Maddocks es mi favorito: usas una plantilla. Trasladas las dimensiones a una hoja de cartón o acetato rígidos, cortas el interior con un bisturí o cutter y ya tienes la plantilla. Basta con trazar el interior con un lápiz (azul) y ya lo tienes.

2 comentarios:

OPA dijo...

Muy interesante.
yo trabajo con plantilla cuando hago tiras, siempre con el mismo formato. La tengo impresa y la pongo debajo de la hoja en la que trabajo

Para dibujos sueltos, regla de tres (me la hace photoshop, lo confieso), o diagonal.

En cuanto a Papá Pitufo, yo tenía entendido que sólo usaba cuadernos moleskine, pero veo que tienes informaciones más actualizadas que yo.

JoBi dijo...

Yo tengo que hacerme la plantilla aún, Opa. Aunque tengo una diseñada con fotochof también.

Papá pitufo confesó a la quinta caña, está echándose a perder...