miércoles, 11 de agosto de 2010

Rotular a mano (III)

No se vayan todavía, aún hay más... Wally Wood llegó más allá al contar una historia completa empleando únicamente efectos de sonido para la revista Mad.

Creo que es un ejemplo perfecto de cómo emplear la rotulación como ilustración.


No olvidemos que todo en la historieta va encaminado a narrar la historia.

En nuestro caso todo, todo, va encaminado a facilitar el chiste, el gag, el sketch, la comicidad, en suma. No es que haya que huir del virtuosismo, es que en mi opinión es secundario y siempre va supeditado al chiste. Eso sí, cuando uno es Wally Wood, hace virguerías.