martes, 8 de mayo de 2012

Hábitos


Hace un par de noches estaba pensando en cómo resolver el sombreado de una viñeta. Consulté los manuales de Maginnis y Gupthill para estudiar sus sugerencias y me vino a la mente el libro que tengo a medio leer: The Power of Habit de Charles Duhigg.

Duhigg describe el ciclo del hábito como un círculo que comienza en una pista (cue), sigue en la rutina (routine) y acaba en la recompensa (reward). Así mismo, narra ejemplos de hábitos automáticos que han ayudado a sus protagonistas a mejorar determinados aspectos de su desarrollo ya sea personal, profesional, deportivo...

La tesis de Duhigg es que los hábitos se pueden encauzar mediante la creación de nuevas rutinas para viejas pistas. Los dibujantes creamos ciertas rutinas a la hora de resolver problemas gráficos. Podemos ver un ejemplo en cómo los diferentes dibujantes humorísticos trazan las orejas de sus personajes. La "oreja estándar" es a menudo un rasgo distintivo del dibujante, una rutina adoptada mediante la práctica de modo que no haya que perder el tiempo en pensar "¿cómo voy a dibujar la oreja del personaje?" y dedicar más tiempo a otras áreas menos trilladas o a generar nuevos hábitos que, en el fondo, redundan en un estilo más definido y una productividad mayor.

¿Podemos cambiar los hábitos? ¿Reprogramarlos? ¿O no?