jueves, 14 de octubre de 2010

Menos es más

Tanto hablar de cajas de herramientas y al fin y a la postre, lo que importa es la idea. Jules Pfeiffer empezó dibujando con un palillo largo de los que se usaban para la carne1; Zep emplea un rotulador PaperMate en sus presentaciones en vivo2, aunque para sus planchas emplea un simple rotulador calibrado; Pere Mejan (alias Pamipipa) tiene en un Pilot V5 su más fiel aliado3. Y para que todo no sea un truño, un vídeo rapidito de cómo Zep lleva sus ideas a una página:



Seguido de una pequeña exposición con algunos "cómo se hace" muy breves por el mismo autor.

1Mort Gerberg, Cartooning: the Art and the Business. (1989) William Morrow and Co. Inc., NY.
2Ved, por ejemplo, el minivídeo de acceso a su página oficial.
3Foros de Artbox.

5 comentarios:

smith dijo...

Muy bueno el Zep, me ha gustado mucho.
Y tú, Jobi, siempre te superas, amigo.
Un saludo.

JoBi dijo...

¿No conocía usted al autor de Titeuf, Sr. Smith? Tiene unos dibujos tremendamente plásticos y originales. De lo mejor que hay en el panorama reciente de la BD cómica.

smith dijo...

Sí que lo conocía desde hace años, sólo que los dibus animados (que ponen por la tele) no me llegaban a gustar tanto como en papel, no sé pol qué pero así es.
Por cierto con un paper matte de esos también dibujé un tiempo, y Pepe (Orcajo) sé que también.
Nada, nada tú sigue poniendo cosas asín verás como te fundo el blog de tanto leerlo.
Avisau quedas...

Joseba Morales dijo...

lo que importa es la idea y la técnica, que se acople bien al estilo y herramientas. Yo mismo, aunque a veces tiro de plumilla por lo general uso un estilógrafo del 0.2 artline (los staedtler no me terminan de gustar del todo)y para dibujar un portaminas 0.7 fabercastell con minas azules. Aunque ahora me estoy buscando una estilográfica apañadita :P

Un saludo Jobi¡

JoBi dijo...

Pues nada, Sr. Smith, en breve podremos facilitarle más dosis de vicio...

Joseba, yo estoy en parte de acuerdo con lo que afirma Akira Toriyama: acumular útiles no sirve de nada. Pero por otro lado, sin probar no sabes lo que realmente te va bien.