domingo, 22 de abril de 2012

A propósito de Repsol

Es bueno recordar las palabras del Lord Canciller Thurlow, que traduzco libremente:
una corporación no es una persona, ya que no tiene alma que maldecir ni culo que patear